Los trenes de Chile en la encrucijada de la memoria histórica y poética

Ferrocarriles en Chile

La red de vías públicas de Ferrocarriles del Estado de Chile por las que pueden transitar modernos trenes se ha convertido en más que un motivo de queja formal y de comprensible nostalgia, es ahora un problema urgente.

Oscar Galindo V y Jorge Iván Vergara (El Mostradore)

Havana Times – «Como una estación de tren, mi vida está llena de despedidas», escribió Pablo de Roca en su publicación. Canto del Macho Anciano [“Song of the old man”], uno de los poemas sobre la vejez más insólitos en lengua española. Hoy, las estaciones de tren de Chile ya no nos recuerdan esas despedidas, porque ya no existen.

Su murmullo poético ha sido reemplazado por el estruendo de autobuses y camiones que pueblan nuestra geografía. Después de todo, los camiones pequeños y no agresivos tienen el poder de moverse por todo el país o permanecer inmovilizados durante semanas. Unos pocos camiones estacionados al costado de una carretera pueden obligar a todo un país a someterse y convertirlo en un tramo de asfalto largo, angosto y lleno de gente.

Existen diversas teorías sobre el desmantelamiento del sistema ferroviario estatal bajo la dictadura de Pinochet y la falta de reconstrucción bajo la democracia. A pesar de una importante inyección de recursos, algunos intentos por revivirlo han terminado en la frustración. Peor aún, las aclaraciones hechas hasta ahora son totalmente inadecuadas, a saber, el ex presidente Lagos, un maestro en la materia. La «voluntad política» mencionada con frecuencia parece faltar, pero no está claro de quién o por qué.

Lo cierto es que la falta de servicio de trenes es muy dolorosa y parece extraña. Es un medio de transporte que se adapta bien a nuestra geografía y que ha experimentado avances revolucionarios en todo el mundo, convirtiéndolo en un medio de transporte menos contaminante, más rápido, más cómodo y más seguro que los camiones o los autobuses. En un sistema bien concebido, estos últimos vehículos suelen cumplir un papel complementario.

READ  Jefe del Grupo Wagner de Rusia dice que las tropas se apoderaron de Solidar | Noticias de la guerra entre Rusia y Ucrania

Este modesto estado actual del sistema ferroviario de Chile contrasta con su espectacular pasado. En este sentido, podemos examinar dos dimensiones principales de la memoria: memorias históricas y poéticas. Respecto a lo primero, debemos recordar que los trenes fueron considerados uno de los inventos más revolucionarios de la era moderna, no sólo en Chile, sino en todo el mundo.

En 1857, Karl Marx confirmó que el fabricante de locomotoras inglés Robert Stephenson & Co. haría palidecer a Vulcano, el dios del fuego y el hierro. En ese sentido, dio a entender, las asombrosas tecnologías del presente han superado los míticos poderes del pasado. Pero Marx no se olvidó de agregar que este poder no siempre tuvo en cuenta a los trabajadores ferroviarios escoceses dolorosamente explotados que eran obligados a trabajar 14, 18 y 20 horas al día. Tres de ellos, procesados ​​por un fatal y masivo accidente provocado por el cansancio, dijeron al juez que eran «hombres normales, no cíclopes». [Karlos Marx, Das Kapital Vol. 1, Ch 8.3].

En Chile en la segunda mitad del 19el Durante el siglo, la construcción del ferrocarril fue considerada la máxima expresión de progreso. La autora Vicuna McKenna lo comparó con «la vía rápida de la raza humana». Según el ingeniero Santiago Marín, el Viaducto de Malleco es «la más atrevida y hermosa de las obras de arte de los ferrocarriles chilenos». De hecho, este extraordinario trabajo implicó -en palabras de José Miguel Varela, abogado, militar y testigo de la época- “una proeza de ingeniería y mano de obra chilena, pues encajaron casi 1.500 toneladas de piezas. último milímetro». [G. Parvex, A veteran of three wars, p. 347].

READ  Los 30 mejores Cargador Telefono Coche cuidadosamente seleccionados para usted con una guía de compra detallada

Cuando Palmacheda inauguró el viaducto el 26 de octubre de 1890, poco antes del inicio de la Guerra Civil chilena, no se olvidó de mencionar a los mapuches. Subrayó: “Con esta iniciativa de los ferrocarriles y el gobierno, estamos llevando a la población y capital de la región sur, una escuela donde se aprendan valores morales, con vocación de Dios, de civismo y de trabajo. se enseña, y las instituciones ordinarias hacen crecer su industria en la sombra». [from Chilean newspaper El Colono, 10/27/1890, quoted by Jorge Pinto in the article “To die on the border”, p 128]. A partir de ahí, la escuela y el progreso serían los dos pilares del progreso del sur de Chile y de las relaciones del gobierno con los nativos mapuches, a quienes Palmaceda llamó «amigos».

Una extensa lista de grandes escritores y poetas modernos han escrito obras relacionadas con los trenes. Fueron el escenario de serios thrillers como Graham Greene. tren estambul (1934); Agatha Christie´s Asesinato en el Orient Express (1934); o patricia highsmith Extraños en el tren (1950), todos los cuales también se convirtieron en películas. Esta lista incompleta no debe dejar de mencionar el inolvidable tren de Miguel Ángel Asturias. El presidente chino O el cuento kafkiano “El guardagujas” del autor mexicano Juan José Arrola.

Muchos autores chilenos han escrito sobre ferrocarriles y trenes. Recorren muchos de los poemas de Pablo Neruda, desde los trenes de su infancia hasta el recurrente y perpetuo tren iniciático: «Voy con el tren aprendiendo la tierra / Donde me llama el mar». Otro maravilloso poeta de los trenes, George Dellier, resumió su pasión por los ferrocarriles en su libro de poemas. Los trenes de la noche [“The night trains”]. Violetta y Nicanor Barra hablaron de trenes. En «The Instant Train Project», este último escribió satíricamente que la locomotora de un tren estaba en Puerto Montt y su último vagón en Santiago.

READ  Pronostican Fuerte Ola de Calor para Chile Central | noticias

Esa genealogía de la memoria poética sobre los ferrocarriles en Chile alcanzó una de sus máximas expresiones con el poeta contemporáneo José Ángel Cuevas. en «Destrucción de ferrocarriles estatales, plantas y bienes.”, escribió Cuevas: “¿Por qué destruyeron los ferrocarriles estatales / Cuando el poder nacional los alimentó / Y 20 vagones llenos corrieron por las vías como estrellas en la noche? …

Chile acaba de pasar sus ventanas abiertas / no pasará más.

Un dictador que refunfuñaba en una entrevista —como nos recordó el poeta valdiviano Jorge Torres— «Odio la poesía. No la leo, no la escribo, no la escucho, no la escucho». nada”, encontró la forma de acabar con la poesía destrozando los trenes. El malogrado decano, José Luis Federici, se encontró con el rechazo de casi toda la comunidad universitaria, cultural y miedo ferroviario.

Por supuesto, recuperar trenes no es solo un problema para la poesía o nuestro patrimonio nacional. Es un problema democrático, de sostenibilidad y eficiencia, así como una cuestión estratégica. La red de líneas públicas por las que pueden circular los modernos trenes de la red ferroviaria estatal ya no es motivo de legítima queja y comprensible nostalgia. Se ha convertido en un problema urgente y no admite nuevos aplazamientos para su solución. Chile no puede seguir como una Penélope moderna, esperando un tren que nunca llega.

Lea más de Chile en Havana Times

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

INFOCASTELLDEFELS.CAT ES PARTICIPANTE EN EL PROGRAMA DE ASOCIADOS DE AMAZON SERVICES LLC, UN PROGRAMA DE PUBLICIDAD DE AFILIADOS DISEÑADO PARA PROPORCIONAR UN MEDIO PARA QUE LOS SITIOS GANAN TARIFAS DE PUBLICIDAD POR PUBLICIDAD Y ENLACE A AMAZON.COM. AMAZON, EL LOGOTIPO DE AMAZON, AMAZONSUPPLY Y EL LOGOTIPO DE AMAZONSUPPLY SON MARCAS COMERCIALES DE AMAZON.COM, INC. O SUS AFILIADAS. COMO ASOCIADO DE AMAZON, GANAMOS COMISIONES DE AFILIADOS DE COMPRAS QUE CALIFICAN. ¡GRACIAS, AMAZON POR AYUDARNOS A PAGAR LOS GASTOS DE NUESTRO SITIO WEB! TODAS LAS IMÁGENES DE LOS PRODUCTOS PERTENECEN A AMAZON.COM Y SUS VENDEDORES.
infocastelldefels.cat